Nuestra Historia

 

La Fundación 

En 1874 el Presbítero Joaquín Alvarado Ruiz con el consentimiento de su hermana Joaquina Alvarado Ruiz manifiesta ante la Municipalidad del Cantón Central de la provincia de Cartago, su interés de construir un Hospicio de Huérfanos  con el fin de aliviar en parte los problemas sociales que por entonces se vivían en nuestra provincia. En 1879, el 5 de diciembre, la Municipalidad, en sesión extraordinaria, acepta la donación de una finca de los hermanos Alvarado Ruiz, ubicada en Birrís y valorada en diez mil colones, cuya escritura es otorgada en abril de 1880.  En esta oportunidad se establecen las condiciones de la donación. En 1888 el Padre Alvarado externa como condición adicional, que en el Hospicio se enseñe a los huérfanos la doctrina cristiana y un oficio, para establecer de esta manera, las bases de la educación técnica en Costa Rica

 

 

 

Hospicio de Huérfanos de Cartago

En 1902, el 19 de junio, surge otra iniciativa para crear un Hospicio de Huérfanos en la provincia de Cartago, por parte de doña Dolores Jiménez Zamora, viuda de Sancho, quien hace entrega de la fortuna que heredó de su hija Eleuteria Sancho Jiménez para cumplir su voluntad en favor de la creación del Hospicio de Huérfanos. En 1904, gracias al aporte financiero de la familia Jiménez se logra terminar la construcción del edificio en el Barrio El Molino de Cartago. En 1905 abre sus puertas el Hospicio de Huérfanos de Cartago, bajo la administración de una Junta de Gobierno común, lo cual concretó la fusión de la Institución creada por doña Dolores Jiménez. Se nombró como presidente al señor Francisco Jiménez Oreamuno.

 

 

La venida de los Salesianos

Desde el principio se encuentra con el problema de la falta de personal capacitado que impartiera los cursos, razón por la cual, el señor Jiménez inicia contactos con la Congregación Salesiana para que se hiciera cargo del Hospicio, dada la gran experiencia en la enseñanza de artes y oficios de esta congregación. En 1907 ingresa al país la Congregación Salesiana, con algunas dificultades debido a las corrientes liberales anticlericales de la época.  El 1º de agosto se abren los primeros talleres de carpintería, herrería, sastrería, zapatería y agricultura. El 23 de diciembre de 1908, se firma el primer contrato entre la Junta Administrativa y la Congregación Salesiana, el cual tendría una vigencia de nueve años. En 1910, a raíz del terremoto de Cartago, el edificio quedó totalmente destruido. Los Salesianos con los huérfanos se trasladan a Heredia por algunos meses, mientras se llevan a cabo los trabajos de reconstrucción. En 1917 se firma el segundo contrato que tiene la gran importancia de instalar por primera vez en el país la enseñanza de la tipografía. En 1930 se firma el último contrato con el cual se le cambia de nombre a la Institución adopta el de Escuelas Profesionales Salesianas.

Nace el Colegio Vocacional de Artes y Oficios de Cartago COVAO

En 1953 la Institución vuelve a ser administrada por una Junta de Gobierno y cambia de nombre por Colegio Vocacional de Artes y Oficios de Cartago. Se imparten para entonces las especialidades de Ebanistería, Sastrería, Mecánica Automotriz, Mecánica de Precisión y Tipografía. En 1970 el Congreso declara de interés nacional el funcionamiento del COVAO, parte del Hospicio de Huérfanos de Cartago. El Estado asume el pago del personal docente y administrativo, lo cual alivia los problemas  económicos por los que atravesaba. En ese año se abre el área comercial al establecerse la carrera de Secretariado. En 1971 se inicia la carrera de Contabilidad y ese mismo año abre sus puertas la sección nocturna con las especialidades de Mecánica Automotriz, Mecánica de Precisión, Contabilidad, Secretariado y Dibujo Arquitectónico.

 

En su nuevo hogar

El 9 de mayo de 1977, en un acto solemne se lleva a cabo la inauguración del nuevo plantel del Colegio, con la asistencia del Presidente de la República, el licenciado Daniel Oduber Quirós. En 1980 el Ministerio de Educación Pública dentro del marco de la Regionalización da un nuevo ordenamiento curricular para las diferentes especialidades. Además, el presupuesto del Hospicio se incluirá como subvención para el COVAO, con ello se cubrirán becas, salud, alimentación y otros gastos de infraestructura.

Autonomía

La Ley 4609 de 1971 declara al Colegio Vocacional de Artes y Oficios COVAO, de interés nacional, siempre formando parte del Hospicio de Huérfanos de Cartago, para lo cual gozará de autonomía plena y se le da la potestad de nombrar y destituir el personal administrativo y docente y el Ministerio de Educación paga al personal y los materiales.

Cabe mencionar que en 1986 se cierra la carrera de Ebanistería, dada la poca demanda de ésta y dos años después en 1988 se abre la especialidad de Electrónica Industrial, así se  busca una adecuación con los nuevos requerimientos de la industria nacional. En 1990 se inicia un diagnóstico en la Educación Técnica y se concluye que a pesar de los esfuerzos sigue existiendo incoherencias entre la oferta educativa y el mercado laboral. En 1991 se construye el gimnasio y se le da gran impulso, mediante actividades, donaciones y otros para construcción.

Financiamiento

En 1993 a partir de la aprobación de la Ley 7372, cuyos fondos son destinados a la Educación Técnica se compran equipos de cómputo y licencias entre otros.

En el Consejo Superior de Educación se autorizó el funcionamiento de la Sección Nocturna, la cual dio a la Junta la potestad de dictar medidas y organizar esta sección, pero en lo educativo, al igual que el Diurno y según la ley 4609, tiene que apegarse a las disposiciones de este consejo del MEP.

En 1994 con autorización del Consejo Superior de Educación, se da pie a la transformación de la Sección Nocturna del Colegio al COVAO Nocturno, con el respectivo código presupuestario de Dirección. Asimismo se elabora un reglamento interno para el funcionamiento como una institución independiente.

Hacia el futuro

En  1995 se realiza la fundación del Liceo Experimental Bilingüe José Figueres Ferrer, con el afán de suplir las necesidades educativas de la comunidad, para los jóvenes que no desean especializarse en una carrera técnica y busquen desarrollarse en el dominio de un segundo idioma, el inglés. En este mismo año se creó el Laboratorio de Inyección Diesel con la finalidad de capacitar a los estudiantes de Mecánica Automotriz del COVAO y, a la vez, ofrecer servicios a la comunidad, aprovechando las instalaciones con fines didácticos, tanto para estudiantes del COVAO Diurno como Nocturno.

En 1996 se realizan gestiones para desarrollar la especialidad de Electrónica, además se logran donaciones y cambios curriculares significativos por parte del Gobierno de Taiwán y Educación Técnica.

En 2002 se celebran los 100 años del Hospicio de Huérfanos de Cartago con diversas actividades: Congresos, Feria Industrial, declaración del Hospicio como Benemérito de la Patria y actividades culturales, que dieron lucidez a esta conmemoración. En 2003 cumplen de 50 años de  labor educativa del COVAO. A pesar de los múltiples problemas por los que atraviesa la Educación Técnica en esta época.

En el año 2007 Se inaugura en el edificio administrativo del COVAO la Sala de Benefactores, la cual además de ser el punto de reunión de la Junta Administrativa, es la vitrina para exhibir y recordar  la foto de los benefactores y pilares de la institución, a la fecha se han develado los retratos de cinco benefactores.