Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Es una emoción orientada hacia el futuro, caracterizada por las percepciones de incontrolabilidad e impredictibilidad con respecto a sucesos potencialmente peligrosos o hacia la propia respuesta afectiva ante tales sucesos. De manera que para cada persona la ansiedad responde a eventos distintos.

Los trastornos de ansiedad más comunes son:

  • El trastorno de ansiedad generalizada

  • El trastorno de pánico o trastorno de angustia

  • La fobia social

  • La agorafobia

 

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

La ansiedad nos impide llevar una vida normal en cualquier ámbito de nuestra vida cotidiana. Puede manifestarse como respuesta a intensos periodos de estrés o a situaciones de peligro que en realidad sólo existen en nuestra mente.

En primer lugar hay que decir que nunca debemos auto diagnosticarnos. Debemos recurrir a un profesional experto que lo haga de forma rigurosa, así sea un psicólogo o un psiquiatra.

Los síntomas varían de una persona a otra, pero suelen predominar los siguientes síntomas: palpitaciones, asfixia, mareos, dificultad en la respiración, dolor en el pecho, miedo de volverte loco o de morir, temblores, sensación de hormigueo o parestesias en manos y piernas etc.

Estos ataques suelen durar generalmente unos pocos minutos (máximo 20 minutos), aunque en ciertas ocasiones puede alargarse un poco más y causar un desmayo por agotamiento.

Estadísticas sobre consultantes en nuestro colegio:

En nuestra institución educativa se atiende aproximadamente el 80% de los casos por ansiedad, algunos incluyen ataque de ansiedad aislado, otros el trastorno de ansiedad y un 10% impresionan fobias.

 

Algunas recomendaciones para desactivar esta alarma que enciende la ansiedad en nuestra mente podrían ser:

  • Acepta que ahora tienes ansiedad.

  • Lo sé, no te gusta y molesta mucho, pero deja de luchar en contra y acéptala.

  • No pensar en controlar la ansiedad sino en sentirla. El intentar controlarla mientras se siente puede causar sensación de fracaso.

  • Fíjate en lo que realmente pasa. Piensa que sería lo peor que te puede pasar si sientes ansiedad. Recuerda que no te volverás loco, no te dará un infarto.

  • No mimes tu ansiedad, no la evites, no llames a tus padres a que te recojan del colegio, no te protejas con tés mágicos.

  • Fíjate que haces por ella, cómo por ejemplo, sentarme en un lugar alejado de los demás y sentirla, auto obsérvate y deja que salga. Cuando pase la ansiedad anota lo síntomas físicos y los pensamientos automáticos catastróficos que pensaste; te darás cuenta que pensaste muy catastróficamente.

  • Deja de posponer y ponte en marcha.

  • Mantén actividad física mínimo 2 veces por semana.

  • Trata de dormir mínimo las 8 horas al día.

  • Recuerda alimentarte cada 2 ó 3 horas. No te saltes las comidas.

  • Busca momentos de recreación que fomenten la creatividad y la salud mental.

  • Sé que empezarás a hacer las cosas con miedo, con inseguridad y de la mano de los síntomas, pero si persistes y sigues así, la ansiedad poco a poco se irá.

  • Sé que no es fácil, que tu cabeza te dice que no puedes, tu corazón está acelerado y tus piernas paralizadas y tensas, pero si a pesar de todo te mueves y avanzas, la recompensa será muy buena.

 

Dra. Laura Morales Solano

Licenciada en psicología

Código 4722

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel: 2537-05-05 Ext 216 ó 132